a
HomeSin categoría¡A comer pescado!

¡A comer pescado!

 Ningún niño debe crecer sin consumir este alimento. Te contamos por qué y te damos algunos trucos y secretos para que lo acepten con gusto.

El pescado es un alimento saludable que aporta múltiples beneficios a nuestro organismo. En la alimentación infantil, ya desde los 9 meses pueden incorporar pescado blanco. El azul, unos meses después. Como ocurre con todo alimento nuevo, al comienzo es probable que se muestren reacios a comerlo, pero ¡no te des por vencida!

La clave está en la creatividad y la insistencia.  Te damos algunos consejos que pueden ser útiles:

  • Mezclaselo con otros alimentos con los que el niño esté familiarizado y le gusten.
  • Comenzá con los pescados menos grasos, los blancos, como lenguado, merluza o pescadilla.
  • Asegurate de que no tenga ninguna espina.
  • Dejalo si al comienzo empieza solo con algunas cucharadas. La próxima vez que coma un poco más y así sucesivamente hasta que pueda terminarse una porción.

Algunas ideas:

Palitos de merluza

Ingredientes

Merluza 500 g

Aceite

Huevo

Harina

Pan rallado

Pimentón

Sal

1- Prepará un plato con huevo batido, sal y pimentón, otro con harina y otro con pan rallado.

2- Cortá el pescado en tiras para hacer la forma del palito.

3- Pasá los palitos por harina, después por el huevo y por último por el pan rallado.

4- Colocalos en una placa de horno rociada con aceite vegetal y cociná de ambos lados.

Consejito: acompáñalos con una salsa o aderezo, ya sea mayonesa, kétchup, tártara o de queso.

Hamburguesas de pescado

Ingredientes:

Pescado blanco 700 g

Pan rallado 50 g

Ajo 2 dientes

Huevo 1 un.

Perejil y sal

 

Preparación:

  1. Triturá bien el pescado elegido, quitándole la piel y las espinas. Reservalo.
  2. En un mortero, machacá los dientes de ajo, el perejil y la sal. Agregales el pan rallado y el huevo.
  3. Mezclá todo y, si ves que la masa está blanda, se puede incorporar un poco de pan rallado (la masa debe quedar pegajosa pero moldeable).
  4. Hecha la masa, dejala reposando en la heladera por media horita.
  5. Dividí la masa en tantas hamburguesas como desees y doralas por los dos lados en una sartén rociada con aceite vegetal.

Consejito: preparáselas en pan de hamburguesa con tomate, lechuga y queso.

Comentarios