a
HomeVivir mejorCuando calienta el sol

Cuando calienta el sol


Qué alimentos es recomendable que los chicos coman esos días de mucho calor. Además, Flor te algunas ideas para consumir en estos días agobiantes.

Nuestra alimentación cambia en verano con respecto al invierno. Es natural y así debe ser. Cuando en julio morimos por una sopa, en enero nos podemos llegar a desmayar si nos tomamos una y, en cambio, preferimos una opción más fresquita como un sándwich, ensalada o tarta.

Lo bueno de esa temporada es que se trata de una en la que uno va a la verduleria y, para los amantes del buen comer, es como ir de shopping: tenemos todos los colores y sabores que podamos imaginar. Y a eso, como mamá y cocinera, debemos aprovechar y sacarle el jugo. Por esto, acompañá los desayunos y meriendas con licuados o jugos naturales. Hacé combinaciones de frutas, jugá con los más chicos y dales a elegir ¡sus frutas favoritas! Que los postres de verano sean fruta. Hay uvas, sandía, peras, duraznos, pelones, ciruleas, damascos, entre otros. Con toda esa variedad no tenés que pensar en otro postre que no sea frutal.

Como preparaciones para almuerzo y cena pensemos en algunas alternativas, también usando las verduras de estación: zapallitos y tomates rellenos, tartas de diferentes vegetales, jugar con las masas: incorporando semillas y harinas integrales.  Budines o muffins de zanahorias, remolachas, brócoli, coliflor… choclos en todas sus formas, grillados, en empanadas, en tarteletas. ¡Jugar con los vegetales para lograr aceptación! Ahí está el secreto. Si no le gustó la primera vez que le di el vegetal, volvelo a hacer de otra manera: grillado, empanado, con queso. ¡Animate a probar!

La cocina es prueba y error. Es seguir intentando hasta de alguna manera logramos incoporporar, de forma sostenida y constante, un hábito alimenticio sano para toda la familia. Y el verano, es el mejor momento para probarlo por la cantidad de alimentos ricos de estación. ¡Andá ya a la verdulería de la esquina y hacé el cambio en tu casa. Vos sos la única que puede lograr que tu hijo “ coma de de todo”, como dicen las madres. Los chicos por naturaleza no lo hacen. Es nuestro trabajo: ¡manos a la obra!

Te dejo algunas ideas para hacer más tentadoras los vegetales y frutas y disfrutar de comer, también cuando hace mucho calor:

Choclos: Cocinalos al vapor, luego grillalos con aceite de olvia. Una vez listo salpimenta y agregales ciboulette.

Ensalada coleslaw: Animate a prepararla es fácil: Corta bien finito 1/8 de repollo blanco, 1/8 de morado y ralla bien finita la zanahoria. Para el aderezo: 1 cucharada de yougurt natural, 1 de mostaza de dijon, curry, 1 cucharada de mayonesa light, aceite de olvida, sal y pimienta.

Licuado: un durazno, una ciruela, agua helada, hielo, unas gotas de edulcorante. Y te doy un consejo: en estos días de calor dejá la licuadora arriba de la mesada para no tener fiaca de buscarla y que sea el motivo para no cosumir frutas.

Agua frutal: Te doy un tip: para estos días en donde es fundamental el consumo de agua: agregale frutas cortadas y vas a ver cómo le cambia el sabor.

Comentarios