a
Home¡Qué rico!Desayunos y meriendas, ¡no saltear!

Desayunos y meriendas, ¡no saltear!

Son costumbres necesarias de incorporar para un desarrollo saludable.  Te orientamos para que sepas elegir alimentos que les proporcionen energía y fortalezcan sus huesos.

 

Seguramente más de una vez te pasa que salís corriendo con tus hijos para llevarlos al jardín o a la escuela sin que hayan podido tener un buen desayuno. Las razones son variadas: nos dormimos, salimos apuradas, los chicos se entretienen con la computadora y no terminan su desayuno. Confiás en que en el primer recreo se van a comer ese alfajor que les dejaste en la mochila. Si esto sucede cada tanto, es una anécdota, pero cuando se hace parte de la rutina hay que tomar conciencia de que los hábitos alimentarios que se aprenden (o no) desde pequeños son los que se repetirán a medida que vamos creciendo.

Desde que comienzan a ir al jardín, es fundamental que los chicos tengan su tiempo para tomar un buen desayuno y una merienda que incluyan una porción del grupo de lácteos y otra porción del grupo de cereales, así como alguna fruta.

Entre los lácteos no puede faltar la leche (en esta etapa necesita entre dos y tres tazas diarias), pero si hay resistencia se puede reemplazar o alternar con yogur o una porción de queso. Con esto tendrá el calcio que necesita para el desarrollo de sus huesos y dientes.

Para la cuota diaria de energía, son recomendables los cereales que tienen menor proporción de grasa como: pan, vainillas, copos de cereal, galletitas de bajo tenor graso y bizcochuelos.

Cuando ya están en el colegio, es el momento ideal para afianzar esos hábitos alimentarios y seguir incorporando la importancia de un buen desayuno y merienda. Los profesionales aseguran que puede haber un menor rendimiento escolar cuando el niño no come por la mañana.

Su dieta debe ser variada para darle al cuerpo los nutrientes que más necesita. Así, un desayuno ideal debe incluir:

Lácteos: leche, postres, yogur y quesos
Cereales: pan, cereales en copos, vainillas, bizcochuelo etc.
Frutas: banana, manzana, naranja, etc.

A medida que crecen, los chicos van reemplazando el consumo de leche por el de bebidas gaseosas o jugos sintéticos que no aportan beneficios al organismo. Pero deben aprender a consumirlos de forma moderada y responsable ya que son ricos en grasas y/o azúcares, y a no eliminar los que les ofrecen mayor calidad nutricional como el yogur, la leche o fruta fresca.

Estas son algunas opciones que podés prepararles para que nunca les falte un desayuno o merienda bien nutritivos:

• Leche con cacao + pan coc manteca y dulce de fruta o dulce de leche
• Sándwich de queso + jugo de naranja exprimido
• Licuado de banana + vainillas
• Leche con cacao + una porción de bizcochuelo
• Yogurt o leche + copos de cereal. Se pueden incorporar también algunos trozos de bananas o manzana rallada

Si todavía sentís que no te van a dar los tiempos para cumplir con este ritual tan indispensable para todos, sobre todo en el desayuno, te damos un consejito… podés dejar desde la noche la mesa preparada con los alimentos que no necesiten heladera (cereales, pan, etc.), las tazas y demás utensilios, y así ganarás algunos minutos que tus hijos agradecerán de por vida.

Fuente consultada: Centro de Estudio sobre Nutrición Infantil (Cesni)

Comentarios