a
HomeVivir mejorDulce tentación

Dulce tentación

El consumo de productos azucarados preocupa y mucho. Acá algunas ideas para reducirlo.

La creación de hábitos alimentarios es fundamental. Para poder lograr que el niño coma adecuadamente es importante que la familia sea su ejemplo. Son los papás los que determinan los hábitos alimentarios del niño desde la primera comida. Es por este motivo que muchos especialistas sugieren que, cuando el niño comienza la alimentación complementaria, no se le debe poner ni azúcar ni sal a los alimentos. Es mucho más saludable que el bebé se acostumbre a su sabor natural.

Con esto no queremos decir que le prohíbas a tus hijos consumir azúcar. Pero sí limitarlo: es importante que lo consuma en su justa medida. Muchos se preguntarán: “¿qué hago si mi hijo me pide un dulce?”.  Según las especialistas, no se le debe negar, lo importante es darle una porción pequeña y poner reglas claras. La clave es acostumbrarlo a que no coma azúcar o chocolates todo el tiempo. Una buena estrategia es decirle que solo los fines de semana puede consumir helados, por ejemplo. El tema es que, si durante los 5 primeros años de vida lo dejan comer dulces, será muy difícil que luego se los quiten.

Es fundamental saber que hay alimentos más saludables para calmar la ansiedad y la necesidad de los niños de comer dulce.  Por ejemplo, los padres pueden darles frutas que tengan dulce, como una uva o una manzana. Son más nutritivas y más benéficas que un chocolate o un helado.

Obesidad infantil

El exceso en el consumo de azúcar en el país está íntimamente ligado al alto índice de obesidad infantil.  Es tema es simple: cuando se consume azúcar exageradamente y no se gasta toda la energía, se almacena en forma de grasa y esto puede generar aumento de peso en el niño. Con este descontrol se obliga al páncreas a producir más insulina para absorber una pequeña cantidad de azúcar en sangre y, si ocurre repetidamente, hay un desequilibrio que puede hacer que el niño sufra de hipoglicemia. Además, también se puede afectar su crecimiento ya que el exceso de azúcar no permite una buena oxigenación celular ni tampoco una buena coagulación.

Con todo esto no queremos asustarte, sino darte herramientas para que tu hijo crezca sano. Te dejamos algunas recomendaciones:

• No le ofrezcas a tu hijo dos alimentos azucarados a la vez, por ejemplo, si le vas a dar un vaso de leche con azúcar no lo mezcles con cereales azucarados.

• Reducí el consumo de alimentos procesados con este ingrediente.

• Limitá la cantidad de golosinas, pero no las prohíbas, solamente permití su consumo de vez en cuando. • Aumentá el consumo de frutas

Comentarios