a
HomeSin categoríaEmplatar: el secreto para hacer la comida más atractiva

Emplatar: el secreto para hacer la comida más atractiva

¿Qué tal comer en casa como si estuviéramos en un restaurante francés? Es que servir la comida elegantemente presentada y con el plato decorado es una excelente manera de conseguir que los alimentos saludables se vean más apetitosos. De hecho, existen estudios científicos que probaron que la misma comida presentada de manera diferente ante los comensales resultó más rica para aquellos a los que se les sirvieron platos arreglados de manera creativa.

 

 

 

 

Esforzarse en las presentaciones de los platos puede ser todavía más valioso para aquellos minicomensales quisquillosos que suelen rechazar la comida por cómo se ve. Si notan que hay mucho tiempo y amor invertidos en la decoración de eso que les están sirviendo, seguramente lo valorarán más.

Cuando salimos a comer afuera, la presentación de los platos, o como dicen los chefs: el empatado, es un elemento fundamental que suele considerarse tanto o más que la comida en sí misma. No es casual que se siga usando la frase: “la comida entra por los ojos”. Y es cierto, pensemos en un delicioso plato de polenta con salsa fileto o bolognesa, con queso ligeramente derretido encima. Bueno, ahora piensen en el mismo plato pero después de haberlo revuelto un rato: ¡una porquería!  Lo mismo ocurre con la comida saludable: no es lo mismo servir un revuelto de zapallitos así nomás, tirado en el plato, que una terrina de zapallitos con una hermosa ensalada de hojas verdes al costado, bañada por un rico aderezo.

Por eso, una buena presentación de la comida que hacemos es una gran estrategia para que todos se sienten a la mesa con más ganas de comer y disfruten mucho más de los alimentos. Incluso podemos convertir el emplatado elegante en una tarea divertida para realizar en familia, con roles para cada integrante, como si se tratara de la cadena de producción de un restaurante.

Aquí van algunas ideas para hacer tus platos más atractivos:

– Prever: Existen alimentos que no faltan en ninguna decoración así que es recomendable tener siempre perejil fresco o ciboulette picado en la heladera. Nos puede salvar en cualquier circunstancia. Pensar en qué ingredientes se pueden combinar es una gran solución para hacer los platos más atractivos.

– Elegir la vajilla: no es lo mismo servir un cuarto de pollo en un plato de uso diario con dibujitos que tiene el borde cachado que servirla en un plato cuadrado, blanco impoluto, donde se aprecie claramente la sencillez de su forma.  Cuánto más grande sea el plato que elijamos, mejor. Imaginemos al plato como a un lienzo. Tendremos más chances de ser creativos y combinar la presentación de distintos ingredientes sin que parezca todo un desorden.

– Comenzar por el primer paso: nuestro ingrediente principal debe colocarse primero que nada y en el centro del plato. El resto de los ingredientes deben colocarse alrededor.

– Adornar el plato: la comida puede hacerse mucho más atractiva con solo agregar algunos adornos en el plato. Ensalada de verdes, pesto licuado, un chorrito de mostaza o kétchup, cascaritas de limón, perejil, ciboulette picado son solo algunas de las opciones que se pueden usar para decorar platos.

– Cuidar la limpieza: no es sólo una cuestión de salubridad. No mezclar ingredientes y mantener los utensilios de cocina limpios nos va a permitir servir platos más prolijos y atractivos. Tener especial cuidado cuando se trabaja con salsas porque todo se puede volver un enchastre con mucha rapidez. Si se nos manchan los bordes del plato, es recomendable limpiarlos con un trapo impecable o con un papel tissue.

Después de seguir todos estos pasos (y si queremos también podemos otorgar cada uno de estos roles a un integrante de la familia) podemos “jugar” a tener un restaurante en casa y disfrutar de nuestros alimentos de una manera diferente, aún cuando se trate de los desafiantes “platos saludables” que muchas veces los chicos y los adolescentes se resisten a comer.

Comentarios