a
HomeVivir mejor¿Existen los superalimentos?

¿Existen los superalimentos?


*Por Dr. Adrián Cormillot

Sabemos que las modas alimentarias pueden ser peligrosas. Determinados productos, frutos, dietas pueden aparecer como salvadoras para bajar de peso, para desintoxicarse, para ganar peso y también superalimentos que pueden reemplazar a otros. Pero lo cierto es que no existen alimentos mágicos. Sí hay algunos que no deben faltar en ninguna dieta balanceada y sobre todo si estamos hablando de la alimentación de los chicos.

Es necesario desarrollar la imaginación para consumir alimentos que los nutran saludablemente sin llenarlos de azúcar o harinas, que es lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en alimentos para ganar peso o para que estén bien alimentados.

Las curvas de crecimiento (de peso y talla) de tu hijo deberá controlarlas el pediatra en cada consulta y será él quien te marque si algo no está bien con sus valores y, en todo caso, te indicará si tenés que ofrecerle alguna dieta especial. Pero más allá de las especificaciones que pueda darte el médico, existen varios tipos de alimentos que siempre ayudarán a que nuestro pequeño crezca sano y fuerte.

-Palta

Esta fruta aporta grasas saludables que son necesarias para impulsar el correcto desarrollo físico y mental que necesitan los chicos. La palta lo ayudará sin dudas a alimentarse de una forma saludable y lo mejor es que la palta se puede comer sola, en tostadas o en ensaladas.

– Lácteos

Aunque tiene ciertos retractores, la leche y sus derivados son excelentes para que tus hijos crezcan sanos y,  gracias a su alto contenido en calcio, también ayudará al fortalecimiento de sus huesos. Se recomiendan entre tres y cuatro porciones de lácteos por día para un niño y/o adolescente.

– Huevos

Son un alimento cargado de proteínas y muy fácil de preparar de miles de formas para que tus hijos no se aburran nunca de comerlos. Revueltos, poché, duros, en tartas o tortillas. Para el desayuno o para alguna comida, las posibilidades son infinitas.

– Carnes

Los cortes de carne magra son los más recomendables. En ellos encontrarás una fuente excelente de proteínas, calcio y grasas saludables que se consiguen solo en este tipo de cortes. La carne ayudará a tus hijos a tener energías y sobre todo a mantener un cuerpo saludable y fuerte.

– Dulces saludables

Frutas de todos los colores, acompañadas con miel, yogur, cereales. Como colación, como postre, en el desayuno, en jugos o licuados. Todas las opciones son válidas. Las frutas desecadas (pasas de uva, ciruelas pasas, orejones, etc.) también son excelentes opciones de alto contenido calórico.

– Frutas secas (nueces, almendras, avellanas)

Son rápidas para comer en la merienda, pero también pueden mezclarse en diferentes preparaciones o incluso en ensaladas. Le aportarán a tu hijo hidratos de carbono que le ayudarán a ganar peso de forma gradual y a la vez saludable.

– Pastas

Mezcla las pastas con aceite de olvida para cargar tus platos con las grasas sanas suficientes como para que el cuerpo las metabolice de forma saludable. Si podés agregarles queso rallado, mejor. Cada cucharada de queso tiene 100 calorías.

– Granos y cereales

Los cereales son los grandes aliados de los desayunos saludables. Cereales integrales o cualquiera  que puedes comprar en tu supermercado, a los que se les puede agregar avena para darles un mayor aporte de energía.

-Aceite de oliva y queso rallado

Son excelentes compañeros de ensaladas y/o pastas y servirán para sumar calorías saludables a cualquier plato que coma tu hijo.

Más allá de este listado, no te olvides de que hay varias formas de hacer más calóricos los platos que prepares sin necesidad de convertirlos en grasosos y poco saludables o en atiborrarlos de azúcar.

Comentarios