a
Home¡Qué rico!Fiestas light. ¿Mito o realidad?

Fiestas light. ¿Mito o realidad?

*Por Lic. Diego Sívori – MNº 4870 – UBA

Desmitifiquemos que en las fiestas no se puede comer rico y light. En Navidad y Año Nuevo es posible seguir disfrutando de platos típicos en familia sin descuidar el esfuerzo del año.

Existen lo que yo llamo “falsos gemelos” que son muy útiles en estas ocasiones. Se trata de modificar la receta original para lograr un resultado más saludable. Esta es una buena oportunidad para incluir a los niños en las preparaciones y que conozcan y se animen a probar diferentes alimentos.

Por ejemplo, pensando en la entrada del menú de las fiestas, un plato que nunca falta es el vitel toné. Un punto a favor para este es que la base es el peceto; un corte de carne magro; es decir con poca grasa. ¡Pero… hablemos de la salsa! Esta suele llevar atún en aceite, anchoítas, mayonesa y crema de leche; ingredientes muy calóricos con alto contenido graso, principalmente grasas saturadas. Sin embargo, podemos convertir esta salsita en otra saludable sin que nuestros comensales lo noten. ¿Cómo? utilizando atún al natural, mayonesa light y queso untable descremado.

En cuanto al plato principal; en caso de utilizar algún tipo de carne, las opciones de cortes magros pueden ser nalga, tortuguita, paleta, lomo, pollo sin piel o pechuga, solomillo de cerdo, algún pescado. Para las guarniciones, las ensaladas son un gran comodín para incluir verduras y cuidar los excesos. En ellas es clave agregar alguna verdura que les guste a los niños ya que actúa como un imán que invita a probar otras verduras. En caso de preparar la clásica ensalada rusa, podés reducir la papa y aumentar la cantidad de verduras (zanahoria, arvejas). Además, la mayonesa también puede reemplazarse por una mezcla de mayonesa light y queso untable descremado.

Y para el postre; el verano es una muy buena oportunidad para la ensalada de frutas incluyendo las de estación. En caso de que los niños no estén acostumbrados a consumirlas, una estrategia es ofrecerle ensaladas de fruta mezcladas con alimentos que les gusten como copos de cereales o gomitas; de esta forma es más probable que comiencen a incluir este grupo de alimentos fuente de vitaminas y minerales.

Por último, mencionar la importancia de cuidar las porciones: “doble porción light equivale a porción de plato tradicional o más”. El consumo de bebidas también puede ayudar a ajustar las porciones. Si bien el agua es la mejor forma de hidratarse a diario; en estos eventos podemos agregar bebidas sin azúcar como soda, gaseosas cero calorías y jugos light. Otra idea, principalmente para los niños, que suelen preferir lo dulce, es preparar bebidas caseras con 1 litro de agua y el jugo de una fruta.

Comentarios