a
HomeVivir mejor“Generar en los más chicos nuevos sabores y hábitos alimenticios es un trabajo de hormiga”

“Generar en los más chicos nuevos sabores y hábitos alimenticios es un trabajo de hormiga”

Flor Dorronsoro*, chef, nutricionista y mamá que se preocupa por que sus hijos coman de todo, nos cuenta cómo lo logró.  MAMÁ COCINA

El olor que uno siente cuando entra a su casa no da lugar a la duda: ahí vive una cocinera. Una mezcla de aromas exquisitos nos da la seguridad de que esa es la casa de Flor. Con sus profesiones, ella tiene la combinación perfecta para llevar a la mesa no solo sabor, sino nutrición. ¿Cómo lo logra?  Mejor, escuchémosla a ella.

  1. ¿Que significa para vos cocinar?

Cocinar me genera placer, me desconecta de preocupaciones, me lleva a jugar y a crear. Pero por sobre todo, y más importante: cocinar significa para mí una muestra de amor a los que se sientan a mi mesa.

  1. ¿Cuál te parece el mayor desafío a la hora de preparar un plato?

Mi mayor desafío es integrar lo saludable y lo rico. Tener una mesa llena de colores, variedad de ingredientes. Es decir: lograr un equilibrio nutricional es mi desafío diario.

  1. ¿ Se puede cocinar sano y rico al mismo tiempo? ¿Cuál es el secreto?

Sí se puede. Para mí no tiene secretos, sino que es un ejercicio diario. Jugar con ingredientes, probar, volver a probar y darles oportunidades a alimentos y combinaciones, hierbas aromáticas y especias que tal vez por prejuicios los dejamos de consumir o nunca los probamos.

  1. ¿Cómo haces para que los más chicos coman variado?

Es un trabajo diario. Lo primero que hay que tener es ganas de que ellos coman variado. Si hay ganas, el resto de las herramientas a poner en juego son más fáciles. Una linda herramienta que me parece fundamental es incorporar a los más chicose en la cocina: cocinar con ellos, enseñarles a que jueguen con los sabores y colores.

5. ¿Cómo te organizas con el menú? ¿Lo planeas todos los días o a veces improvisas?

Es muy importante tener el menú planificado, más cuando tenemos hijos. El gasto de energía pensando cada día qué vamos a comer es muy grande. Y tenerlo ya planificado soluciona no solo el pensar qué vamos a comer, sino las compras, cantidades, etc.

6. ¿Tus hijos comen variado?

Mis hijos comen variado, comen de todo.

Fue un trabajo que lo hice consciente desde que comenzaron a comer. Siempre les propuse variedad de alimentos. Luego en las edades más complicadas, es estar atenta y darme cuenta a tiempo para no caer en sus justificaciones que impacten en abandonar alimentos que ya incorporaron. Los chicos siempre intentan comer aquello que está envuelto en paquetes con personajes divertidos y con exceso de azúcar y grasas. Charlar con ellos, contarles sobre los beneficios de comer variado me resultó una herramienta superpoderosa. Siempre aconsejo a los padres hablarles: no con un libro de nutrición al lado, sino con pequeños tips usando el sentido común.

Flor nos cuenta algunas de las claves para que los chicos coman variado:

  • Que los adultos comamos lo que queremos que los chicos coman: si nosotros no comemos, no podemos pensar que los chicos lo harán, se educa con el ejemplo, no con la palabra.
  • Hacer la misma comida para todos los que nos sentamos a la mesa, si flexibilizamos comidas para algún integrante debemos flexibilizar para todos, generando alternativas que no son competitivas en el momento de querer incorporar alimentos nuevos en la mesa.
  • Generar en los más chicos nuevos sabores y hábitos alimenticios implica un trabajo de hormiga, y debemos darles para que prueben por lo menos 15 veces en diferentes oportunidades, diferentes preparaciones. Nacemos con el paladar adaptado al sabor dulce, el resto de los sabores se van adquiriendo con el tiempo. Somos los responsables de animar a nuestros hijos a que prueben, bajarles esa barrera de desconfianza que van generando desde el momento que comienzan a comer.
  • Comprar nuevos alimentos y cocinar debe estar dentro de las herramientas para ayudarlos a que coman variado.
  • Es muy importante tener horarios fijos de las 4 comidas más 2 colaciones. Los chicos lo naturalizan más rápido que los adultos. Esto les da orden y comen con ganas cada alimento que se propone.
  • Siempre dar opciones de por lo menos un vegetal sobre la mesa. Variar esos vegetales, por colores y formas.
  • No bajar los brazos ante la primer negativa. Ser constante, paciente, confiar en nuestros hijos que pueden comer sano, les da seguridad tanto a ellos como a nosotros.

*Licenciada en Nutrición y Chef.

 Actualmente dicta talleres de alimentación saludable para adultos y niños, de planificación de alimentación de familias, Charlas sobre alimentación saludable en colegios, ONG’s y desarrollo de menúes y recetarios personalizados. 

@flordorronsorro

flordorronsorro@gmail.com

1132405328

Comentarios